Jaula de cemento

Una mañana los animales del bosque decidieron por sufragio universal prohibir cantar a los pájaros peor dotados. De esta manera, aseguraban un grácil sonido a sus oídos.

Al cabo de unos meses dictaminaron que en reconocimiento a su talento sólo cantara el pájaro más virtuoso. Y en el bosque desde entonces sólo se oyó un bonito pero solitario canto.

Pasaron los años el y el pájaro cantor murió. El resto de aves ya había olvidado el arte de cantar. Y el que había sido un alegre bosque de acacias y robles, se convirtió en ciudad.

Jordi Busquets – 2005

¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s